9 Pero no necesito los toros de tus establos
ni las cabras de tus corrales.