8 Pero yo soy como un olivo que florece en la casa de Dios
y siempre confiaré en su amor inagotable.