5 El terror se apoderará de ellos,
un terror como nunca habían conocido.
Dios esparcirá los huesos de tus enemigos.
Los avergonzarás, porque Dios los ha rechazado.