15 Que la muerte aceche a mis enemigos;
que la tumba
se los trague vivos,
porque la maldad habita en ellos.