4 Dios mío, rescátame del poder de los perversos,
de las garras de los crueles opresores.