8 Por eso nunca puedo dejar de alabarte;
todo el día declaro tu gloria.