15 Los que odian al Señor
se arrastrarían delante de él;
quedarían condenados para siempre.