12 Sí, el Señor
derrama sus bendiciones,
y nuestra tierra dará una abundante cosecha.