30 Pero, si sus descendientes abandonan mis enseñanzas
y dejan de obedecer mis ordenanzas,