48 Nadie puede vivir para siempre; todos morirán;
nadie puede escapar del poder de la tumba.
Interludio