9 El Señor
es un refugio para los oprimidos,
un lugar seguro en tiempos difíciles.