5 No tengas miedo de los terrores de la noche
ni de la flecha que se lanza en el día.