8 Simplemente abre tus ojos
y mira cómo los perversos reciben su merecido.