11 El Señor
conoce los pensamientos de la gente;
¡sabe que no valen nada!