14 El Señor
no rechazará a su pueblo,
no abandonará a su posesión más preciada.