10 Digan a todas las naciones: «¡El Señor
reina!».
El mundo permanece firme y no puede ser sacudido.
Él juzgará a todos los pueblos con imparcialidad.