2 El Señor
se sienta con majestad en Jerusalén,
exaltado sobre todas las naciones.