5 Los compradores matan a las ovejas sin remordimiento. Los vendedores dicen: “¡Gloria al Señor
! ¡Ahora soy rico!”. Ni siquiera los pastores tienen compasión de las ovejas.