2 Entonces el Señor
le dijo a Satanás: «Yo, el Señor
, rechazo tus acusaciones, Satanás. Así es, el Señor
que eligió a Jerusalén te reprende. Este hombre es como un tizón en llamas que ha sido arrebatado del fuego».