27 Ahora bien, ustedes son el cuerpo de Cristo, y cada uno es miembro de ese cuerpo.