37 No plantas el cuerpo que luego ha de nacer sino que siembras una simple semilla de trigo o de otro grano.