50 Les declaro, hermanos, que el cuerpo mortala no puede heredar el reino de Dios, ni lo corruptible puede heredar lo incorruptible.