53 Porque lo corruptible tiene que revestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad.