20 Porque el reino de Dios no es cuestión de palabras sino de poder.