22 Durante mucho tiempo Efraín guardó luto por sus hijos, y sus parientes llegaron para consolarlo.