12 Pues si quieres salvar tu vida y la de tu hijo Salomón, déjame darte un consejo: