30 Entonces Ahías tomó el manto nuevo que llevaba puesto y, rasgándolo en doce pedazos,