36 Pero a su hijo le dejaré una sola tribu, para que en Jerusalén, la ciudad donde decidí habitara, la lámpara de mi siervo David se mantenga siempre encendida delante de mí.