40 Mientras este servidor de Su Majestad estaba ocupado en otras cosas, el hombre se escapó.—¡Esa es tu sentencia! —respondió el rey de Israel—. Tú mismo has tomado la decisión.