23 —Bien, haz lo que te parezca mejor —respondió su esposo Elcaná—. Quédate hasta que lo destetes, con tal de que el SEÑOR cumpla su palabra.Así pues, Ana se quedó en su casa y crió a su hijo hasta que lo destetó.