17 Un día Saúl le dijo a David:—Aquí tienes a Merab, mi hija mayor. Te la entrego por esposa, con la condición de que me sirvas con valentía, peleando las batallas del SEÑOR.Saúl pensaba: «Será mejor que no muera por mi mano, sino a mano de los filisteos».