17 Saúl, que reconoció la voz de David, dijo:—David, hijo mío, ¡pero si eres tú quien habla!—Soy yo, mi señor y rey —respondió David—.