10 y esperar del cielo a Jesús, su Hijo a quien resucitó, que nos libra del castigo venidero.