14 Sin embargo, gracias a Dios que en Cristo siempre nos lleva triunfantesa y, por medio de nosotros, esparce por todas partes la fragancia de su conocimiento.