5 Es Dios quien nos ha hecho para este fin y nos ha dado su Espíritu como garantía de sus promesas.