15 Pero Joyadá envejeció, y murió muy anciano. Cuando murió, tenía ciento treinta años.