11 pues quien le da la bienvenida se hace cómplice de sus malas obras.