18 Nosotros mismos oímos esa voz que vino del cielo cuando estábamos con él en el monte santo.