8 Pero no olviden, queridos hermanos, que para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día.