13 —¡He pecado contra el SEÑOR! —reconoció David ante Natán.—El SEÑOR ha perdonado ya tu pecado, y no morirás —contestó Natán—.