2 y como la familia de Saúl había tenido un administrador que se llamaba Siba, mandaron a llamarlo. Cuando Siba se presentó ante David, este le preguntó:—¿Tú eres Siba?—A las órdenes de Su Majestad —respondió.