8 para castigar a los que no reconocen a Dios ni obedecen el evangelio de nuestro Señor Jesús.