2 no pierdan la cabeza ni se alarmen por ciertas profecías,a ni por mensajes orales o escritos supuestamente nuestros, que digan: «¡Ya llegó el día del Señor!»