14 Su cabellera lucía como la lana blanca, como la nieve; y sus ojos resplandecían como llama de fuego.