21 Entonces un ángel poderoso levantó una piedra del tamaño de una gran rueda de molino, y la arrojó al mar diciendo:«Así también tú, Babilonia, gran ciudad,serás derribada con la misma violencia,y desaparecerás de la faz de la tierra.