8 Miré, ¡y apareció un caballo amarillento! El jinete se llamaba Muerte, y el Infiernoa lo seguía de cerca. Y se les otorgó poder sobre la cuarta parte de la tierra, para matar por medio de la espada, el hambre, las epidemias y las fieras de la tierra.