9 Mi amado es como un venado;se parece a un cervatillo.¡Mírenlo, de pie tras nuestro muro,espiando por las ventanas,atisbando por las celosías!