25 El que hace el mal pagará por su propia maldad, y en esto no hay favoritismos.