8 Pero ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno.