10 Al oír el alboroto que hacían el rey y sus nobles, la reina misma entró en la sala del banquete y exclamó:—¡Que viva Su Majestad por siempre! ¡Y no se alarme ni se ponga pálido!